LA FUNDACIÓN

  • EL NOMBRE

    La Fundación lleva el nombre de "Cristo Joven". El evangelista San Lucas nos relata que Jesús vivía sujeto a sus padres y que prosperaba en sabiduría, en estatura y en gracia ante Dios y ante los hombres (Lc. 2,52)

     

    Nuestra mirada es a Él. Este Jesús sabio y lleno de gracia nos es guía y ejemplo, es respuesta ayer, hoy y mañana.

     

    El concepto "joven" nace de ahí. La juventud no es sólo una época física, más bien caracteriza algo, describe una mentalidad: estar abierto, querer aprender, estar atento, estar dispuesto a renovación y cambio, buscar ideales, atreverse, no cerrarse a sorpresas, amar el desarrollo. La gracia de la creación se refleja en Jesucristo y nosotros queremos que esta misma gracia recobre vida en los jóvenes. Cristo – lleno de Espíritu Santo – reflejado en el rostro de la juventud.

  • VISIÓN

    Sentimos como propia la palabra de Jesús: "Id y enseñad". Esta palabra es una misión y es nuestra misión. El ser humano busca realizarse y para esto requiere ayuda.

     

    Un medio en este camino es la vida en comunidad. En una comunidad se encuentra ayuda abundante para que cada persona descubra y asuma el propio sentido de la vida y desarrolle al máximo posible todas sus potencialidades.

     

    Siempre somos hijos e hijas, hermanos y hermanas. En nuestro mundo de hoy se da una exagerada importancia al desarrollo individual, al éxito individual, a logros personales.

     

    Con énfasis contrapone nuestro enfoque educativo la vida en comunidad como un camino válido en el desarrollo. La comunidad nos enseña a amar, a responder a las necesidades de los demás, a recibir aprecio y dar de sí mismo. Una comunidad desafía y conlleva, da seguridad y exige integración, nos hace y nos enseña a ser parte. Una comunidad nos integra como hijos e hijas y nos convierte en hermanos y hermanas. Es el ideal cristiano, es iglesia.

  • MISIÓN

    Nuestra educación y nuestra formación son profundamente evangelizadoras. El evangelio humaniza, toma en serio al ser humano como individuo y como parte de la comunidad humana. Por eso es nuestro propósito que los jóvenes descubran:

     

    • Que en ellos quiere revelarse y ser escuchado la buena Noticia: el Cristo vivo.

    • Que viven en un proceso social latinoamericano, llevado por una cultura cristiana que continuamente tiene que ser re-evangelizada.

    • Que justicia habrá solamente en una sociedad participativa y fraterna.

    • Que interacción , siempre guiados por nuestros principios de fe.

    • Que la educación ofrecida es misión evangelizadora y que nos obliga a ser consecuente en nuestros principios.

    • Que cada uno debe saber expresar lo que cree, lo que siente y lo que puede.

    • Que deben tomar decisiones en su vida, siempre guiados por el evangelio y la enseñanza de la Iglesia.

    • Que en las decisiones se aprende a no auto-justificarse nunca.

    • Que deben buscar la verdad siempre y tomar la decisión de enfrentar la verdad en toda circunstancia.

    • Que deben aprender desde nuestros principios cristianos a discernir entre las diferentes guías de valor en una sociedad plural.

    • Que la caridad es regla máxima del actuar.

  • COMPROMISO

    Es el gran ideal de la Fundación Cristo Joven que los formadores construyan una comunidad educativa. El compromiso de construir una comunidad educativa se traduce en actitudes y maneras de actuar muy concretamente.

     

    - Compartir cuanto uno sabe y puede en la acción formativa, y ante todo evitar el riesgo de una excesiva autonomía que podría ser expresión de individualismo. El individualismo está reñido con el sentido de comunidad.

     

    - Aportar las habilidades con espíritu de servicio. Las destrezas de cada uno están al servicio de todos.

     

    - Reconocer y respetar las diferencias de edad, experiencia, preparación y capacidad. Respetar y valorar el campo de acción de los otros, así como la diversidad de responsabilidades, capacitación y dedicación en las distintas áreas de la Fundación (personal de formación, cargos directivos, especialidades, personal de apoyo etc.).

     

    - Apoyarse en el trabajo respectivo. Aunque unos y otros realicen funciones o trabajos diversos, cada uno inserta su acción en un único proyecto de formación que tiene el respaldo de todos; nadie debe encontrarse solo en el trabajo que se le ha confiado.

     

    - Construir una comunidad viva, es decir, con relaciones intensas y frecuentes, sin prejuicios, envidias o recelos: todo en común y todo interesa a todos.

     

    Compromiso- Ponernos en camino de aprendizaje y crecimiento, reconociendo cada uno sus propias limitaciones y aceptando que está en condiciones de aprender de los demás: todos podemos dar y todos podemos recibir. Además: como creyentes nos sentimos acompañados en la vivencia de nuestra fe, y el compromiso cristiano es objeto de diálogo y ocasión de estímulo, sin darnos cuenta vamos construyendo, también, la comunidad cristiana, y todos aprendemos a vivir – y a enseñarnos a vivir – como miembros de la gran comunidad que es la iglesia.

  • NUESTRO LOGOTIPO

  • ORGANIGRAMA VIVENCIAL

EVANGELIO DEL DÍA

Fundación Cristo Joven

Derechos Reservados | Osorno | Chile